Las mejores camas para beb├ęs

Las mejores camas para beb├ęs

Camas para bebés - Guía de compra, clasificación y pruebas

Una vez que el bebé tenga 6 meses, es hora de sacarlo de la cuna y ponerlo en una cuna mucho más adecuada. En éste, podrá levantarse y jugar, además de dormir sin riesgo gracias a las barras de una altura adecuada. Sin embargo, este no es el único criterio a considerar cuando se compra este tipo de equipo para niños. Considere el tamaño, las características de seguridad, la instalación y el diseño. También compruebe si se incluye un colchón adecuado con la cama. Esto te ahorrará comprar colchones extra y gastar tiempo y dinero. Y qué mejor manera de ayudarte que con una comparación de productos. En este encontrarás dos de nuestros artículos más solicitados para comparar: la Cama Combinada Nao Evolutionary Baby Price seduce por su altura ajustable en 3 posiciones y su espacio de almacenamiento integrado. Sin olvidarnos de hablar de Hauck Dream N Play Umbrella Bed 3 Pieces, un modelo con ventanas laterales y malla para garantizar la comodidad y seguridad de tu pequeño.

Listado top ventas para Las mejores camas para beb├ęs

Guía de compra

La comodidad de nuestro hijo debe estar en el punto donde pueda desarrollarse en condiciones óptimas. Encontrar un artículo adaptado a las necesidades de los padres y del pequeño se convierte entonces en un imperativo. Hay una gran variedad en el mercado. Es difícil clasificarlos todos. ¿Cómo se puede comprar una cuna con una mejor relación calidad-precio? Esta guía le ayudará a aclarar algunos detalles. Le dará una idea de dónde comprar una nueva cuna y una comparación de precios completará su búsqueda.

Los estándares

La seguridad del niño es lo primero. Así pues, la presencia o ausencia de una barrera, los métodos de fijación y los accesorios que completan el dispositivo deben cumplir con la normativa vigente. En algunos países, está prohibido utilizar una cuna familiar en la que tú y uno de tus padres hayan crecido. Es debido a la edad del prototipo que se han adoptado tales disposiciones.

La ausencia de la advertencia del fabricante, pero también el probable fallo de ciertas piezas a lo largo de los años de uso, son las razones que llevan al gobierno a tomar estas precauciones. Por lo tanto, es mejor optar por un nuevo artículo, de acuerdo con las normas. De esa manera, tu pequeño se beneficiará de un colchón y muebles de alta calidad.

Robustez y longevidad

Si vas a tener tu primer bebé, es una buena idea usar un nuevo modelo. De esa manera, no tendrás que comprar uno nuevo cuando llegue el segundo. Sólo cambia el colchón cuando llegue el momento. También es nuestra responsabilidad pensar en el futuro. En estas condiciones, es necesario optar por un prototipo robusto.

Los especímenes de madera son más duraderos que otros artículos hechos de ciertos materiales. Son simples de mantener y no requieren de cuidados diarios. Deben ser almacenados adecuadamente cuando ya no se necesiten. Además, los modelos de metal también encuentran su lugar. En la misma línea, es apropiado comprar muebles unisex. Sus hijos podrán disfrutar a su vez de estos muebles sin quejarse de su color y diseño. En el lado del colchón, fomente el uso de modelos antialérgicos y antiácaros.

Facilidad de uso

Para complementar estos consejos, abordar estos pocos puntos ayudará a hacer su búsqueda aún más fácil. Antes de hacer su compra, recuerde comprobar si hay una etiqueta que indique algunos detalles sobre el equipo. En esta etiqueta debe figurar la fecha de fabricación del instrumento, así como las instrucciones de uso. Para evitar que su hijo se deslice o se escurra entre las rejillas, la distancia entre las dos barras no debe ser superior a 6 cm.

De conformidad con las normas exigidas y aplicables, la altura de estos guardianes debe ser de un mínimo de 23 cm y un máximo de 66 cm. De esta manera, los padres no tendrán dificultad en alcanzar al niño dentro de la cama. También mira cómo se fijan los soportes que vienen con el dispositivo. Deben estar bien sujetos con tornillos y tuercas. En definitiva, confíe en esta guía de compra para las mejores cunas.

¿Cómo se usa una cuna?

Delicados como nada, nuestros pequeños necesitan ser mimados. Por lo tanto, tenemos que afinar el terreno en el que les damos la bienvenida: su ropa de cama. No es fácil encontrar a primera vista el prototipo que más nos conviene. Pero una vez que tienes el dispositivo en la mano, tienes que pensar en su cuidado y mantenimiento.

Adoptar el tratamiento adecuado

¿Cómo cuida la cama de su hijo? En esta área, hay varios detalles que deben ser atendidos diariamente. El bienestar del pequeño se asegura con el cuidado de los padres, especialmente de la madre que siempre está presente con el bebé. Al ser frágiles, los bebés necesitan un entorno que les permita desarrollarse y realizarse. Así, cualquier madre que se precie se toma el tiempo de cuidar este entorno por el bien de su pequeño.

Asegurar un estilo de vida saludable

Un recién nacido pasa 20 horas de 24 en la cama. El lugar se convierte en un caldo de cultivo para las bacterias si no se cuida. Mantenerlo limpio mantiene al niño a salvo de los peligros de los gérmenes. Todavía frágil, los riesgos de enfermedad o complicaciones siguen siendo altos. Por lo tanto, es mejor cambiar las sábanas y cubiertas que componen la ropa de cama todos los días. También es importante sacar la cama de vez en cuando para que pueda tomar el sol.

Cuidar el colchón

Si se deja desatendido por mucho tiempo, el colchón de su pequeño acumula polvo y ácaros. Por lo tanto, es imperativo que se ocupe de ello al menos una vez a la semana. Es la parte inferior la que retiene la mayoría de los gérmenes. Si no tienes suficiente tiempo, no dudes en sacar el futón y ponerlo al sol durante una o dos horas. Utilice una pequeña aspiradora para eliminar la suciedad y los depósitos de suciedad.

Mantener el cuerpo de la cama

El cuidado de la ropa de cama no se limita al colchón y las sábanas dentro del aparato. Es importante recordar que hay que tener cuidado con las protecciones que también forman parte de ella. Su niño pequeño entrará en contacto con estos apoyos. Así que, para asegurar una cobertura óptima, agregue cubiertas a los rieles de la cuna. De esa manera, el pequeño no chocará directamente contra las barras de metal o madera cuando se gire en su pequeño rincón. Esto evitará que el niño se despierte. Y no te olvides de lavar estos accesorios cada semana.

Lave los accesorios adecuadamente

¿Qué hacer con los protectores de plástico? Muchos prototipos vienen con una cubierta sintética como salvaguarda para el colchón. Para cuidar de estos componentes, simplemente añada un poco de detergente suave y no tóxico al agua caliente. Luego empapa un pedazo de tela limpia en esta solución y frota la superficie de la cubierta. Finalmente, enjuágalo.

Preguntas frecuentes

¿Cómo hago para que el bebé duerma en su cama?

Es importante saber que para dormir a los niños, cada uno tiene su pequeño truco. No te limites a las recetas y consejos de la abuela, sino que busca formas efectivas. En primer lugar, debes enseñarle al niño la diferencia entre la noche y el día. Sobre todo porque durante los primeros días, el recién nacido se mantendrá despierto todo el tiempo debido a su nuevo entorno. Para ello, condicionará el sueño del bebé con un ritual idéntico todas las noches y a una hora regular tanto como sea posible. Mantener al pequeño activo y despierto durante el día, y proceder lentamente por la noche para facilitar el proceso.

¿Cuándo poner al bebé a dormir en su cama?

Antes de enviar al bebé a la cama, deben darse las condiciones adecuadas. Ya sea por la hora de la noche o por la forma en que el niño se ha dormido. En particular, si el bebé se duerme durante la lactancia, es crucial despertarlo suavemente antes de ponerlo en la cama. Puede que esto no funcione para todo el mundo, y si esto ocurre, es importante tratar de encontrar una forma diferente de dormir al bebé cada vez. Además, es importante tener un tiempo de sueño regular para que el pequeño se adapte a su ciclo de vigilia y encuentre su propio ritmo. Esto es efectivo para reducir los despertares a tiempos que no son posibles.

¿Qué pasa si el bebé no quiere dormir en su cama?

¡Quizás se deba a problemas materiales, lo que sea! A veces el bebé no quiere dormirse en la cama. Si este es el caso, comience por revisar las telas y el colchón para ver si son adecuados para las necesidades del bebé. Si eso no resuelve nada, fíjese en sus hábitos, por ejemplo, si el recién nacido se duerme a menudo en sus brazos mientras usted le da el pecho. En esta situación, tendrás que cambiar las condiciones de sueño. Además, hay casos extremos en los que puede ser necesario adoptar un enfoque gradual, comenzando por poner al bebé a dormir en su habitación y permanecer allí por un tiempo.

¿Cuándo se deben quitar las tablillas de la cuna?

En efecto, el niño está creciendo y será necesario ampliar su campo de acción. Decir que el bebé ahora puede dormir en su cama sin las barras de seguridad es un paso muy importante. En particular, esto tendrá en cuenta su autonomía, y no depende de la edad. En general, este proceso suele tener lugar entre los 18 meses y los 3 años de edad. Si su bebé quiere escapar de su cama subiéndose a los barrotes, sería ideal probar la cama king-size. Mientras tanto, esto facilitará que su bebé aprenda a usar el orinal, para que pueda actuar libremente sin restricciones.

¿Cuándo hay que cambiar la cuna?

Hay varias razones para la transición de una cuna de nacimiento a una cuna de tamaño completo. ¿Quizás la llegada de un nuevo bebé, que podría desestabilizar al primero? En cualquier caso, es un gran paso hacia la futura independencia y el aprendizaje. Por lo general, los padres optan por una cama más grande cuando el viejo ya no puede soportar el tamaño del bebé y éste se siente acalambrado. Sin embargo, es importante saber que esta opción es más válida cuando el niño está buscando un nuevo entorno. En este caso, tendrás que averiguar dónde comprar una nueva cuna.